jueves, 8 de marzo de 2012

Arquidiócesis de Tuxtla celebra con gran éxito día del Seminario


Como fruto de tu oración y ayuda se ordena 5 nuevos diáconos del Seminario Sta. María de Guadalupe

La tradicional fiesta del Día del Seminario “Nuestra Señora de Guadalupe” de la Arquidiócesis de Tuxtla, fue coronada con la ordenación de cinco nuevos diáconos ordenados por el señor arzobispo, Rogelio Cabrera López en presencia de miles de fieles provenientes de todo el estado, así como de otras entidades del país.

Desde las 8 de la mañana del pasado 12 de febrero, la casa que alberga a más de 240 seminaristas, fue un lugar de reencuentro entre el pueblo y los futuros sacerdotes, así como con los ya consagrados y con las comunidades religiosas, familias, bienhechores y comunidades parroquiales.

Con el sabor de la variedad de platillos chiapanecos, la tradicional música de la internacional marimba Peña Ríos, los payasos y juegos mecánicos, la presentación de conciertos, concursos, exposiciones y cine fueron espacios de diversión y entretenimiento para todas las edades.

Por la gran respuesta de la gente, de los grupos apostólicos y de la comunidad religiosa el padre rector del Seminario, Albeo González dijo estar muy agradecido, al mismo tiempo que invitó a seguir formando a buenos y santos sacerdotes.

La ordenación

El momento más emotivo del día del Seminario fue la celebración eucarísticas, en la que se ordenaron cinco nuevo diáconos presidida por nuestro arzobispo, monseñor Rogelio Cabrera López y concelebrada por su auxiliar, mons. José Luis Mendoza Corzo y el rector del seminario José Alberto Gómez Juárez.

Los recién consagrados fueron Juan Carlos Cruz Aguilar, Sergio Gutiérrez Avendaño, José Eric Moguel Farrera, Mateo Hernández Morillón y Tobias Martínez Pérez, con ellos suman hasta el momento 12 diáconos en la Arquidiócesis.

Después de que el rector del Seminario Santa María de Guadalupe, pbro. Alberto González presentó a las candidatos al diaconado al señor Arzobispo para darle la ornes sagradas, monseñor Rogelio les llamó hacer verdaderos servidores en Cristo al mismo tiempo que expresó su agradecimiento a todos los fieles.

“Quiero agradecer sus oraciones, su cariño y generosidad para nuestro seminario, Dios nos bendice con abundantes de vocaciones y lo único que podemos decirle al Señor en esta Eucaristía es muchas gracias Señor”, manifestó el arzobispo.

Detalló en su homilía que gracias a Dios la arquidiócesis tiene seis casas de formación y un grupo de aspirantes al seminario como seminaristas en familia, conformando así cerca de 300 alumnos la institución religiosa.

Al respecto aclaró monseñor Cabrera López: “Como siempre son pocos son pocos lo obrero de la viña del Señor y grande es la mies, volvemos a pedirle al Señor que nos bendiga con abundantes vocaciones, no solo para el presbiterado, sino para la vida consagrada”.

En su catequesis dijo que la Iglesia como estructura tiene tres órdenes: los diácono, los presbíteros y los obispos. “Los diáconos está referido al servicio o ministerio y el presbiterado y los Obispos esta en referencia al sacerdocio de Cristo”.

A los diáconos les dijo que con el Sacramento, a través del servicio “hacen visible ante el pueblo de Dios y ante el mundo que Dios ama a su pueblo, que Dios protege a los más necesitados, ama los enfermos, a los que están solos a los pobres”.

“Cristo puede ser visto, oído y tocado a través de los ministros de la Iglesia, en este caso a través los diáconos, el mismo nombre que en griego significa servidor”, agregó.

Después del rito de consagración como la imposición de manos y de las letanías, los diáconos fueron revestidos con la dalmática y estola diagonal, ornamento que los identificará antes de recibir el orden de presbíteros.

Con la participación de más de 10 mil personas, resonaron los cantos de la Santa Misa, orquestado por los propios seminaristas apoyas dos por la tradicional marimba.

En nombre de los nuevos diáconos, Eric Moguel dio las palabras de acrecimiento por el regalo maravilloso de Dios por el sacramento recibido y por las muestras de cariños de su gente.

“Gracias primero a Dios por el don recibido, a los señores obispos, monseñor Rogelio Cabrera López y José Luis Mendoza Corzo por su confianza. Gracias a los hermanos sacerdotes, a los formadores y los seminaristas, los que en el silencio y serbio contribuyen en nuestra formación como las hermas religiosas, a los laicos, a los bienhechores, amigos y familiares”.

Al finalizar la celebración Eucarística los diáconos recibieron por parte de sus comunidad es parroquiales, amigos y familiares porras, cantos, saludos, abrazos de felicitación y en particular el saludos de sus hermano seminaristas y sacerdotes.

Como cada año, agradeciendo la caridad del pueblo de Dios, el ecónomo de la arquidiócesis, padre Luis Fernando rindió el informe de la colecta diocesana que contribuye a cubrir algunos gastos en la formación de los seminaristas, informó que este año se recolectó la cantidad de 2 millones 330 mil 56.3 pesos, por esta aportación el señor Arzobispo agradeció infinitamente a los más pobres, que es de quienes se recibe la mayor aportación.

Paz y Bien

Este es tu Blogs, bienvenido